UN RELOJ MUY ESPECIAL - ¡ HUMANO !

martes, 29 de agosto de 2017

RESPIRA EN LA TRISTEZA - JEFF FOSTER


Resultado de imagen para TRISTEZA

Cuando te sientas triste, solo siéntete triste.

No trates de ‘no sentirte triste’; solo te estarías dividiendo en dos.

No pienses en que te sientes triste.
Sólo siéntete triste.
Observa las crudas sensaciones en el vientre, 

en el corazón, en la garganta, en la cabeza.
Deja que las sensaciones hormigueen, palpiten, vibren, brillen.
Respira en ellas, dignifícalas; suavízate a su alrededor.
(Es solo energía queriendo moverse en tu cuerpo.)

Suelta la palabra 'triste’; simplemente conéctate con lo que está vivo.
Sé el espacio para esas sensaciones, su tierno abrazo.
Sabe que esas sensaciones no son un error;
no estás haciendo nada malo.
Estás vivo. Y eres sensible. Y no estás adormecido.

¡Tienes derecho a sentirte triste!
A mantenerte de pie con la tristeza; sé su amoroso padre, no su víctima.
No hay ninguna vergüenza en esto. Ninguna falla.

Así que solo siéntete triste, amigo; tu tristeza es un portal
hacia el amor, y un tierno abrazo a este mundo frágil.


Jeff Foster

jueves, 27 de julio de 2017

Poema de la cantidad - Jorge luis Borges

Pienso en el parco cielo puritano
de solitarias y perdidas luces
que Emerson miraría tantas noches
desde la nieve y el rigor de Concord.
Aquí son demasiadas las estrellas.
El hombre es demasiado. Las innúmeras
generaciones de aves y de insectos,
del jaguar constelado y de la sierpe,
de ramas que se tejen y entretejen,
del café, de la arena y de las hojas
oprimen las mañanas y prodigan
su minucioso laberinto inútil.
Acaso cada hormiga que pisamos
es única ante Dios, que la precisa
para la ejecución de las puntuales
leyes que rigen su curiosos mundo.
Si así no fuera, el universo entero
sería un error y un oneroso caos.
los espejos del ébano y del agua,
el espejo inventivo de los sueños,
los líquenes, los peces, las madréporas,
las filas de tortugas en el tiempo,
las luciérnagas de una sola tarde,
las dinastías de las araucarias,
las perfiladas letras de un volumen
que la noche no borra, son sin duda
no menos personales y enigmáticas
que yo, que las confundo. no me atrevo
a juzgar la lepra o a Calígula
Jorge Luis Borges

miércoles, 28 de junio de 2017

HAY DIAS.... YURI TOBAK


Hay días.
 
Hay días en que la sonrisa aparece fácil en los labios.
 Hay otros en que la esperanza crece en el corazón como la albahaca en almácigos.
 Hay días donde a veces la fe va creciendo desde el fondo del camino hacia Dios como una ráfaga fresca de bienaventuranza.
 Algunos, en el que el amor es una brisa que empapa la cara, aromatizando nuestras vidas y cubriendo nuestro espíritu con placas de miel y espigas.
 Pero hay días, otros, donde el silencio es como la espera del agua en la sequía, para recuperar la siembra en peligro, las flores olvidadas, el fruto seco.
 Hay días en que la alegría interrumpe un instante la morada en mi, y se va.
 Quedando con una profunda tristeza, que es pasajera.
 Son los días de los teléfonos mudos, de ausencia de tu voz, del deseo postergado…son los días donde solo el recuerdo me aplaca la espera.
 Es el día en que en mis oraciones vacío mi alma, para llenarla, después con tus voces, tus ruidos, tu perfume, tu esencia de mujer-mujer.
 Es el día en que me descubro pensando que tus ojos son casi de cielo y tu mirada de infinitos, que tu boca es una fuente que promete cántaros llenos, que tu piel es casi de transparencia, y mis dedos recurren a la memoria de tu piel.
 Es el día en que descubro cuanto de vos está en mi.
 Cuanta pertenencia de azahares y esencias de tu cuerpo quedan dentro de mí, como una reserva universal de pan para calmar el hambre de los pobres.
 Es el día en que, como de él, me nutro y te tengo.
 Hay días en que el amor es justo, el necesario.
 Hay días en que el amor no está afuera de mí, sino dentro de mí.
 Entonces buceo en mi espíritu y lo descubro con nuestras formas siendo un acto de intimidad y misticismo, al cual me entrego sin reservas.
 Hay días. Esos días, en que nuestros pensamientos se entrecruzan y forman ese misterio que indica la pertenencia, más allá de nosotros mismos y del mundo.
 Hay días, que encuentro a Dios en tu mirada.
 Y afirmo la criatura universal.
 
Yuri Tabak.
 

lunes, 29 de mayo de 2017

La Prudencia - Mary Jane Waest-Delgado

Imagen relacionada
Mi padre tenía un pequeño negocio en el que daba empleo a unas quince personas todo el tiempo. Pasteurizábamos y homogeneizábamos leche cada mañana, y la embotellábamos para uso doméstico y para restoranes.
También la envasábamos en pequeños recipientes para desayunos escolares.
Además, hacíamos una cosita maravillosa que se llamaba helado hecho en casa.

Vendíamos todos estos productos lácteos y muchos más en una lechería que se había adaptado como tienda, con una gran fuente de refrescos.
Durante los meses de verano, había hileras y más hileras de turistas ansiosos formados frente al mostrador del helado casero, en espera del diario placer que se concedían con las más exquisitas recetas de mi padre.

El hecho de ser una tiendita excesivamente concurrida significaba que los empleados tenían que trabajar con rapidez y frenesí durante muchas horas con pocos descansos. El enjambre de turistas no disminuía, y nuestra "hora de congestión del tránsito" duraba varias horas los días de más calor.

Yo había trabajado para mi padre desde temprana edad, lo mismo que los siete hijos de nuestra familia. Esto significa que tuve la oportunidad de ver muchos nuevos empleados que iban y venía, debido al ritmo acelerado y frenético.

Un día de 1967 recibimos una nueva empleada llamada Debbie, que quería trabajar en la tienda durante el verano. Nunca había hecho esta clase de trabajo, pero estaba resuelta a dedicarle su mejor esfuerzo.

Su primer día, Debbie cometió prácticamente todos los errores posibles.
Hizo sumas equivocadas en la máquina registradora, cobró precios equivocados por los artículos vendidos, le dio a un cliente la bolsa de alimentos que le correspondía a otro y dejó caer al suelo medio galón de leche. El tormento de ver sus denodados esfuerzos era demasiado para mí. Entré en la oficina de mi padre y le dije:
-Te ruego que salgas y vayas a poner fin a la torpeza de esa chica.
Yo esperaba que él saliera sin más a la tienda y la despidiera en el acto.
Como la oficina de mi padre estaba a la vista del mostrador de ventas, es indudable que él había visto lo que yo acababa de decirle. Se quedó sentado, pensativo, un momento. Luego se levantó de su escritorio y caminó hacia Debbie, que estaba de pie detrás del mostrador.
-Debbie- le dijo, poniéndole delicadamente la mano sobre el hombro- he estado observándote todo el día, y vi cómo trataste a la señora Forbush.
Debbie se sonrojó y las lágrimas se le asomaron a los ojos, mientras se esforzaba por recordar a la señora Forbush entre las muchas mujeres a las que había dado el cambio equivocado o sobre las que había derramado la leche.
Mi padre continuó:
-Jamás había visto a la señora Forbush conducirse con tanta cortesía con ninguno de mis empleados. Tú supiste muy bien cómo convenía tratarla.
Estoy seguro de que va a querer que tú la atiendas cada vez que vuelva. Sigue trabajando así.
El premio para mi padre, por haber sido un empresario tan prudente y compasivo fue que se ganó una empleada leal y muy trabajadora que estuvo con él dieciséis años... y una amiga para toda la vida.

Mary Jane Waest-Delgado

domingo, 7 de mayo de 2017

Corazón coraza - Mario Benedtti

Corazón coraza - Mario Benedtti
Porque te tengo y no 
porque te pienso 
porque la noche está de ojos abiertos 
porque la noche pasa y digo amor 
porque has venido a recoger tu imagen 
y eres mejor que todas tus imágenes 
porque eres linda desde el pie hasta el alma 
porque eres buena desde el alma a mí 
porque te escondes dulce en el orgullo 
pequeña y dulce 
corazón coraza
porque eres mía 
porque no eres mía 
porque te miro y muero 
y peor que muero 
si no te miro amor 
si no te miro
porque tú siempre existes dondequiera 
pero existes mejor donde te quiero 
porque tu boca es sangre 
y tienes frío 
tengo que amarte amor 
tengo que amarte 
aunque esta herida duela como dos 
aunque te busque y no te encuentre 
y aunque 
la noche pase y yo te tenga 
y no.

viernes, 14 de abril de 2017

VIDEO: UN PUNTO AZUL PÁLIDO - CARL SAGAN


CARL SAGAN ES EL AUTOR DE ESTA REFLEXIÓN EXTRAÍDA DE SU LIBRO: UN PUNTO AZÚL PÁLIDO,

 YA QUE ES ASÍ COMO SE VEÍA NUESTRO PLANETA DESDE EL SATÉLITE EN LA INMENSIDAD DEL UNIVERSO, ESA PEQUEÑÉZ LO INSPIRÓ PARA VOLCAR EN DICHO LIBRO SU VISIÓN SOBRE EL LUGAR QUE OCUPAMOS EN LA TIERRA Y EL VERDADERO VALOR QUE DEBERÍAMOS DARLE
PORQUE HASTA AHORA ES EL ÚNICO PLANETA QUE PODEMOS HABITAR, 

LA MÚSICA ES DE BEETHOVEN: MOON LIGHT- SONATA.

 

UN PUNTO AZUL PÁLIDO - CARL SAGAN.wmv

Descargar

miércoles, 22 de marzo de 2017

AJEDREZ - JORGE LUIS BORGES

AJEDREZ - JORGE LUIS BORGES


More presentations from anita
"AJEDREZ" ES UN POEMA DE JORGE LUIS BORGES QUE AQUÍ PODEMOS ESCUCHARLO RECITADO POR SU AUTOR, LEER SUS VERSOS SIMULTANEAMENTE,TAMBIÉN NOS HARÁ REFLEXIONAR Y COMPARAR AL TABLERO DE AJEDREZ CON UN CAMPO DE BATALLA, ESTE MUNDO Y EL JUEGO DEL PODER...